La DGT invertirá casi 808 millones en seguridad vial, récord desde 2010

La Dirección General de Tráfico (DGT) espera destinar este año 807,8 millones de euros en actuaciones relacionadas con la seguridad vial, lo que supone la cantidad más alta desde 2010, cuando destinó 849,9 millones de euros antes del estallido de la crisis económica.

Así consta en el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2019, presentado el pasado lunes, 14 de enero de 2019, en el Congreso de los Diputados por la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, dando así el pistoletazo de salida a su tramitación parlamentaria.

Los 807,8 millones de euros en materia de seguridad vial suponen un incremento del 5,4% en comparación con los 766,5 millones de 2018, debido fundamentalmente a los 36 millones que irán a retribuciones del personal, especialmente en los sueldos de los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil.

Los Presupuestos Generales del Estado de años anteriores, recogidos por Servimedia, indican que la DGT comenzó este siglo superando por primera vez la barrera de los 500 millones de euros para actuaciones relacionadas con la seguridad vial (concretamente, 524,1 millones en 2001).

Esa cantidad fue ascendiendo anualmente hasta alcanzar el récord histórico de 881,0 millones en 2008. A partir de entonces, encadenó descensos anuales consecutivos hasta 2013 (709,6 millones), momento en que, salvo alguna pequeña bajada, ha ido incrementándose hasta los 807,8 millones previstos para 2019.

SANCIONES

Por otra parte, la DGT prevé recaudar este año alrededor de 355,91 millones de euros en multas y sanciones a los conductores que quebranten las normas de circulación, lo que supone ‘congelar’ la misma cantidad anual que desde 2016 y la cifra más baja desde 2007.

Prevé ‘congelar’ los ingresos por multas a más de 355 millones

Las cuentas estatales de años anteriores, analizadas por Servimedia, indican que la previsión de recaudación por multas de tráfico fue de 322 millones de euros en 2007, aumentó a 360,64 millones al año siguiente y la cifra creció hasta los 431,98 millones de 2010. A partir de entonces, fue descendiendo gradualmente, con algún ligero repunte, hasta los 355,91 millones de los cuatro últimos años.

En cuanto a las tasas, el Gobierno calcula que los ciudadanos pagarán este año alrededor de 615,8 millones de euros, un 7,28% más que los 574,6 millones de 2018 y probablemente la cantidad más elevada de la historia, teniendo en cuenta que el actual parque de vehículos es el más voluminoso desde que hay datos disponibles.

OBJETIVOS

Por otro lado, la DGT se propone tres objetivos primordiales para mejorar la seguridad vial en 2019, entre ellos disminuir el número de víctimas y de accidentes de tráfico, lo que permitiría contribuir al objetivo europeo de reducción del 50% de víctimas mortales en 2020 respecto a 2011.

A su vez, pretende garantizar la movilidad a través de una adecuada gestión del tráfico mediante los siete centros de gestión del tráfico que ejercen su influencia en las principales vías interurbanas de todo el Estado, excepto en Cataluña y País Vasco, y proveer la gestión de todos los trámites asociados a la gestión de la circulación a través de la administración electrónica son los otros objetivos en este área.

Entre las nuevas actuaciones de 2019 destacan revisar y actualizar el permiso por puntos tras 12 años desde su puesta en marcha, reducir la velocidad máxima autorizada en las carreteras secundarias al ser en éstas donde se registra el mayor número de víctimas, actualizar el Plan de Seguridad para las motos (vigente desde 2008) ante un previsible aumento tanto del parque móvil como de los siniestros, dedicar una especial atención a los colectivos vulnerables (peatones, ciclistas y motoristas) e intensificar la información, la concienciación y la vigilancia de los riesgos del uso de las nuevas tecnologías durante la conducción.

Además, la DGT pretende participar en todos los trabajos que desde Europa y Naciones Unidas se dan en el ámbito de la aplicación de las nuevas tecnologías, como son el coche eléctrico, conectado y el autónomo, así como contribuir a la elaboración de los proyectos que permitan certificar estas nuevas tecnologías y validar su adecuado comportamiento.

Fuente: SERVIMEDIA

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *