Accidentes en transportes públicos no ferroviarios

Accidentes en transportes públicos no ferroviarios

Cuando un pasajero de un transporte público no ferroviario sufre un accidente con el resultado de lesiones o muerte, siempre que éste se produzca con posterioridad a la compra del correspondiente billete de transporte y se cause dentro del propio vehículo de transporte o en sus instalaciones y estaciones, el pasajero lesionado o sus familiares en caso de muerte tienen derecho a recibir una indemnización por las secuelas que le queden o por la muerte de forma objetiva, es decir, sin necesidad de acreditar la causa o culpa del accidente.

Accidentes en transportes públicos no ferroviariosEsta indemnización a la que tienen derecho tanto el lesionado como los familiares del fallecido del transporte público está regulada por el Real Decreto 1575/1989, de 22 de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento del seguro obligatorio de viajeros (SOVI). Es en este reglamento donde se estipulan, a través de sus diversas categorías, las secuelas y la muerte, asignando las correspondientes indemnizaciones para cada caso concreto que, en caso de tratarse de secuelas, hacen necesaria o recomendable la utilización de peritos médicos para ajustar las secuelas correspondientes a las categorías previstas en el referido reglamento cuyo funcionamiento tiene sus particularidades no siempre sencillas.

Reclamaciones accidentes en autobusesLos importes de las indemnizaciones a las que tiene derecho el lesionado o los familiares del fallecido de un accidente de transporte público se establecieron en 1989, de modo que aunque el Real Decreto 1575/1989, de 22 de diciembre, por el se aprueba el Reglamento del seguro obligatorio de viajeros (SOVI) no lo prevé y las compañías aseguradoras en fase extrajudicial no aceptan actualizar las indemnizaciones, esta actualización se debe exigir, teniendo presente que para fijar la fecha de actualización, en el caso del lesionado, es la fecha de la estabilización lesional y para los familiares que reclaman la muerte, es la fecha del momento en que se produce la misma.

Las actualizaciones son muy importantes porque incrementan las indemnizaciones a que tienen derecho tanto del lesionado como de los familiares del fallecido en un accidente de transporte público en más del doble de lo que estipula la normativa vigente.

Por ejemplo, en el caso de un accidente en un transporte público donde haya resultado una persona muerta correspondería una indemnización a 36.060,73 €, según el Real Decreto 1575/1989, de 22 de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento del seguro obligatorio de viajeros, mientras que el importe actualizado a fecha 2014 ascendería a la cantidad de 77.778,99 €.

Las víctimas y perjudicados en este tipo de siniestros, además de tener derecho a percibir esta indemnización no sujeta a ninguna acreditación de culpa, también tienen la posibilidad de percepción de otra indemnización muy superior y plenamente compatible con la anterior siempre que haya responsabilidad por culpa atribuible al conductor o al titular del transporte.

Reclamaciones accidentes en el metroPara que se otorgue esta indemnización por culpa debemos estar ante un accidente donde la responsabilidad del mismo se acredite que es o del conductor del tren, o de la compañía o administración que da el servicio o, en general, de un tercero, es decir, que si bien por el seguro anterior (SOVI) podemos reclamar aunque sea por un tropiezo, incluso por propia torpeza del usuario, en este caso sólo podremos reclamar si hay un responsable a quien poderle imputar la responsabilidad del daño, y esta otra indemnización no se valora con las normas y categorías del Reglamento del Seguro Obligatorio de Viajeros (SOVI) sino que se valora de acuerdo y por analogía con el Baremo de accidentes de tráfico que se encuentra regulado en el Real Decreto Legislativo 8/2004, de fecha 29 de octubre, modificado por Ley 21/2007, de 11 julio, relativo a la responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor.

Estas indemnizaciones son muy superiores a las reguladas por el seguro obligatorio de viajeros y requieren de informe médico-pericial para su mejor valoración y garantías de plena indemnización.

Por ejemplo, en un caso donde haya resultado muerto una víctima de un accidente en transporte público no ferroviario por culpa de un tercero, se establecen diferentes grupos en función de si tiene cónyuge o no o si tiene hijos o no, pero para el caso de una persona casada con dos hijos menores de 25 años, el cónyuge tendrá derecho a percibir una indemnización de 115.035,21 € y por cada hijo menor de 25 años la cantidad de  47.931,33 €, aparte de otros conceptos que se podrían reclamar, sujetos a ser acreditados en cada caso concreto. Estos importes están actualizados a 2014 porque el Real Decreto Legislativo 8/2004, de fecha 29 de octubre, modificado por Ley 21/2007, de 11 julio sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos de motor actualiza y publica cada año los importes indemnizables incrementando con el IPC.

Tal y como ha manifestado el Tribunal Supremo en múltiples sentencias, la percepción de ambas indemnizaciones es plenamente compatible.

Somos abogados expertos en Responsabilidad Civil.

Trabajamos de forma independiente, únicamente para víctimas.

 Más de 20 años en el sector reclamando las máximas indemnizaciones para nuestros clientes avalan nuestra experiencia y profesionalidad.

 Trato completamente personal e individual a través de un equipo de profesionales que trabaja para Usted.

Cobramos cuando se perciba la indemnización.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *