El primer semestre de 2018 cierra con 520 fallecidos en las carreteras españolas

El primer semestre de 2018 cierra con 520 fallecidos en las carreteras españolas

La siniestralidad en las carreteras será uno de los primeros apartados en los que trabaje el nuevo director de la DGT, Pere Navarro.

Superado el primer semestre de 2018 es un buen momento para analizar la siniestralidad en las carreteras. Y en este sentido, las cifras no son tan negativas como inicialmente se temía.

En los primeros seis meses de 2018, en total se han contabilizado 520 fallecidos en las carreteras españolas, 30 muertos menos que en el primer semestre de 2017, según datos provisionales a 24 horas de la Dirección General de Tráfico (DGT).

Este acumulado se eleva a los 520 tras el cierre de junio, mes que ha registrado 96 víctimas mortales. De este modo, este mes se aproxima a las cifras registradas en mayo (94) y enero (90), pero no obstante, queda muy lejos del cómputo de junio del año pasado, que registró 123 muertos, 27 más que junio de 2018.

De hecho, junio de 2017 fue el mes más siniestro de todo el año pasado junto a octubre, que también cerró con 123 fallecidos.

En todo 2017, un total de 1.200 personas perdieron la vida en accidentes de tráfico, lo que supuso 39 muertos más que en 2016. El dato del año pasado es la peor cifra de víctimas mortales desde 2013, año en que se registraron 1.134 víctimas mortales, un 6% menos que en 2017.

El final de junio coincidió con el dispositivo especial que Tráfico suele poner en marcha cada año ante la Operación Salida del verano, para la que se prevén 89,3 millones de desplazamientos por carretera. La primera fase del dispositivo arrancó el pasado viernes 29 de junio.

Pere Navarro, nuevo director en la DGT

Precisamente será la siniestralidad uno de los apartados que tendrá que tratar el nuevo director de la Dirección General de Tráfico, Pere Navarro, nombrado el pasado viernes. Pere Navarro ya fue director de la DGT entre los años 2004 y 2012, período en el que se bajó la siniestralidad un 55% y se instauró el carné por puntos.

Pere Navarro, nuevo director de la DGT

Y precisamente el carné por puntos -del que fue impulsor el propio Navarro- es uno de los puntos a reformar en la próxima Ley de Tráfico y Seguridad Vial, cuyo anteproyecto está actualmente en manos del Ministerio del Interior. Con Serrano al mando de Tráfico estos dos últimos años, son muchas las medidas anunciadas, y que podrían ver luz en 2018, ya con Navarro al frente de la DGT.

Por ejemplo, se está trabajando para que aquellos conductores que hayan delinquido, al menos, dos veces en dos años, por delitos relacionados con el consumo de alcohol y drogas, no puedan volver a conducir si un médico certifica pérdida de aptitudes psicofísicas, al entender que existe adicción. Esta nueva Ley también contemplaría la modificación del sistema de formación para los aspirantes a conductores, así como la adaptación de los exámenes a las nuevas tecnologías.

También se está pensando en imponer más restricciones con respecto la conducción nocturna y se estudian soluciones innovadoras dirigidas a minimizar las distracciones, en especial el riesgo del uso del móvil. El tema de replantear el límite de velocidad también es una de las prioridades, en concreto, en las convencionales. En 2011, con Navarro en la DGT, el Gobierno redujo la velocidad en autovías y autopistas de 120 a 110 kilómetros por hora.

Además de la Ley, el nuevo director general de Tráfico tendrá por delante la aprobación de la reforma del Código Penal, aunque en este tema están implicados otros Ministerios como Justicia. Esta propuesta de modificación fue motivada tras la muerte de un ciclista en 2015 y busca una mayor protección del colectivo.

El aumento de penas por atropellar a un ciclista o incluir un nuevo delito de ‘omisión de socorro’ son algunos de los puntos que actualmente se están estudiando. Esta reforma está en trámite parlamentario. El colectivo ciclista también lleva tiempo pidiendo un Plan Estratégico Estatal de la Bicicleta, que se prevé que esté listo para este año.

Por otro lado, las asociaciones de víctimas reclaman que se retome el Estatuto de la Víctima, los automovilistas apuestan por mejorar las infraestructuras y la red de carreteras, y los motoristas piden un Plan Nacional de la Motocicleta. Además, en los últimos años se ha discutido bastante sobre la posibilidad de incluir una asignatura obligatoria en colegios sobre Educación Vial.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *